El poder periodístico de los buscadores de Internet

En este blog nos hemos referido en numerosas ocasiones al poder periodístico que algunas plataformas han cobrado en Internet, como por ejemplo los blogs o las redes sociales. Hoy rendimos homenaje a los buscadores de Internet, ya no como lugar donde se desarrolla el periodismo digital, sino como lugar desde el cual parte una gran mayoría de información, todavía más considerando que estamos en un momento en el que el periodismo ciudadano está conociendo su auge.

Por citar algunos ejemplos de buscadores, e ir algo más allá de Google, encontramos algunas alternativas como DuckDuckGo, Yahoo! (que no es solamente un buscador, pero incorpora uno en su interfaz), Bing o Yippy. No todas estas herramientas funcionan de la misma manera, cada una se guía bajo distintos parámetros e incluso está especializada en distintos temas, y es por ello que pueden llegar a ser de especial interés para quien las usa con fines periodísticos.


Dentro de Google encontramos, además, diversas aplicaciones que nos pueden ser de utilidad si estamos usando el buscador con un fin concreto. Es el ejemplo de Google Académico, cuyos resultados suelen ser artículos o escritos profesionales para búsquedas más enfocadas a ámbitos de estudio, o Google Blogs, que nos puede resultar de especial interés si estamos trabajando en nuestro blog y queremos encontrar otras bitácoras a las que enlazar para complementar la información.

Pero quizás un ejemplo que muestra a la perfección cómo el periodismo digital no es el que se ha adaptado al panorama, sino que ha adaptado las herramientas a su alcance en su propio beneficio, es el ejemplo de Google Maps. Muchos han sido los periodistas (y no periodistas) que han utilizado esta plataforma para elaborar mapas informativos. Así, uno de los ejemplos más antiguos (con fecha de inicio en mayo de 2005) es el de chicagocrime.org (ahora conocido como chicago.everyblock.com), creado por un periodista, Adrian Holovaty, que, en asociación con el Departamento de policía de Chicago, elaboró a partir de los mapas de Google una herramienta que, al introducir una dirección en Chicago, mostraba los índices de criminalidad.


A partir de esta iniciativa miles de usuarios comprendieron el potencial de Google Maps y comenzaron a elaborar sus propios mapas informativos. El blog Google Maps Mania es muestra de ello, aunque es cierto que no todos los casos pueden considerarse periodísticos (algunos buscan simplemente la diversión). Navegando por el blog encontramos algunos ejemplos interesantes, como el de Coal Seam Gas Rush, elaborado por Abc News, y que muestra los lugares donde se llevan a cabo actividades del carbón en Australia. O el caso de Freedom of Press, un mapamundi que con una escala de colores del verde al rojo muestra la situación de la libertad periodística mundial (encontrándose por ejemplo España, Francia o Polonia entre los países con mayor libertad de prensa).

Todos estos ejemplos son muestra del potencial del periodismo digital y de los campos que todavía quedan por explorar. Nos hemos querido centrar en los buscadores, no como lugar en el que, sobre todo el periodista amateur, busca información para complementar la que ya posee, sino también como plataforma periodística de por sí.  Como es el caso de Google Maps, habrá muchas más herramientas que el periodista digital todavía no haya descubierto, lo que queda claro es que al ciberperiodismo le aguarda un futuro cada vez más interactivo.

Laura Ferrer

Periodismo ciudadano “made in China”

En el contexto del gran cambio que ha supuesto la digitalización de los medios,trataremos un ejemplo de socialización de los medios escrita por las audiencias.

 Los medios son cada vez menos sólo una fuente de información y son cada vez más un lugar de coordinación. Porque los grupos que ven, u oyen, o miran, o escuchan algo ahora pueden agruparse y hablar también unos con otros. 

Los miembros de la antigua audiencia ahora también pueden ser productores y no sólo consumidores. Mediante el Internet,teléfonos y odernadores te permiten consumir y producir.

En el mes de mayo de 2009, la provincia china de Sichuan tuvo un terremoto de 7,9 magnitud en la escala de Richter, destrucción masiva ne una amplia area.

El terremoto fue transmitido mientras ocurría: la gente mandaba mensajes de textos desde sus teléfonos móviles, tomaba fotos de los edificios y grababa los edificios mientras temblaban. Subían esto a QQ, el mayor servidor de Internet de China y lo twiteaban. Y así el terremoto transcurría mientras las noticias eran transmitidas.

Gracias a estas conexiones sociales, gente de todo el mundo estaba oyendo esta noticia. BBC tuvo entonces la primera noticia del terremoto de china en Twitter. Twitter anunció el terremoto varios minutos antes que el Centro Geológico de EE.UU tuviera algo online para que cualquiera leyera. En ese momento 9 de los 10 links más clickeados en Twitter  eran sobre el terremoto. Incluso el gobierno chino supo del terremoto por el medio de sus propios ciudadanos, antes que por la agencia de noticias Xinhua. Además, una respuesta global venía inmediatamente para el acontecimiento y durante medio día los sitios de donaciones estuvieron arriba.

Esto supuso para China- de costumbre  censurista- una apertura a los medios que dejarían que los ciudadanos reportaran libremente. Y  no se tardó mucho en que la gente de la Provincia de Sichuan averiguara que la razón por la que tantos edificios escolares habían colapsado (el terremoto sucedió durante un día escolar) era porque funcionarios corruptos habían sido sobornados para permitir la construcción de esos edificios por una cifra menor. Esto no podía más que dar luz a manifestaciones.

Esto representó el comienzo de un periodismo ciudadano que sin embargo no tardaría en disolverse. El gobierno chino tomó entonces medidas duras, arrestando a los manifestantes del acontecimiento y cerrando los medios que emitían las manifestaciones. Porque China, el más exitoso administrador de censura en Internet, usando lo que ellos llaman “El Gran Cortafuegos”, un conjunto de observaciones que supone que los medios son producidos por profesionales  (la mayoría viene desde afuera, de forma escasa y lenta) y que ellos son capaces de filtrarlos cuando entran en el país. Sin embargo, en el caso contado arriba la  comunicación fue producida localmente por aficionados, rápidamente, de manera que filtrarla era imposible.

Aunque durante mucho tiempo China fue capaz de filtrar la web con éxito, ahora está ante la posición de tener que decidir si permite o cierra la totalidad de los servicios, porque la transformación a medios aficionados es tan grande que no pueden manejarlos. Y todo esto en un panorama donde los medios son globales, sociales y baratos y hay muchos más aficionados que profesionales.

Periodismo digital social: blogosfera y redes sociales

El portal Bitacoras.com, que se define a sí mismo como “la red social para bloggers más importante del mundo hispano”, ha venido publicando en los últimos años (desde el año 2009) un informe sobre el estado de la blogosfera en la comunidad hispana. Las conclusiones del último informe sitúan el perfil medio del blogger hispano como un hombre de entre 25 y 34 años, localizado principalmente en España, México, Argentina y Chile, que publica normalmente los días laborables por la tarde y usualmente sobre temas de actualidad, Internet, música y curiosidades.

Usando como base el agregador de la propia página, Bitacoras.com establece un comparación de las temáticas más tratadas en los blogs en contraposición con las más valoradas. En el top 5 de las más repetidas se encuentran (en orden descendente) los temas personales, los temas sobre arte, historia y literatura, los que tratan sobre noticias y sobre la actualidad, la temática sobre cultura y sociedad y los blogs sobre periodismo y medios. En cambio, los cinco temas más valorados son las noticias y la actualidad, la televisión y vídeos, Internet, los temas políticos y las curiosidades. Resulta curioso que, siendo los temas personales los más repetidos, son los que se encuentran entre los menos valorados.

 Entre las entradas de blog más valoradas en el portal sobre blogs hispanos (Bitacoras.com se basa en un formato en el que los usuarios pueden votar las entradas de los diferentes blogs que se encuentran agregadas en esta web) en este año encontramos en primer lugar una entrada de un blog llamado Kurioso titulada “Votos nulos. Cosas que los indignados han utilizado como papeletas electorales“. Así pues, no debería resultarnos extraño que “15m” y “acampadasol” hayan sido los términos más buscados en Bitacoras.com.

De este modo, no sólo podemos establecer un perfil del blogger, sino también del lector, un usuario preocupado por lo que ocurre a su alrededor y ansioso de recibir información constantemente. Y ésto enlaza con una de las funciones que la blogosfera se ha ido asignando en los últimos años: el constituir un lugar para el periodismo ciudadano o participativo. El público ya no quiere ser informado y callar, ahora quiere participar también en los medios, y los blogs constituyen una interesante herramienta para ello. Encontramos así una disolución entre los lectores y los bloggers, pues no es casual que la gráfica anterior muestre tal elevado interés por la actualidad y las noticias, tanto para los primeros como para los segundos.


Otro de los aspectos de especial interés para el periodismo digital, son los datos que el informe presenta acerca de las redes sociales en relación con los blogs. Respecto a esto destacamos del informe:

“Para los bloggers suponen además una vía excelente para viralizar contenidos, ampliar sus comunidades y extender la conversación más allá de las propias fronteras de sus bitácoras.”

Y en efecto, si bien la redes sociales permiten hacer comentarios y expresar opiniones a título individual, guardan en realidad una estrecha relación con la blogosfera porque les permite reflejar sus intereses y opiniones compartiendo los enlaces con un simple click. El papel de las redes sociales dentro del periodismo, en muy resumidas cuentas, consistiría en la divulgación, y ya no sólo de entradas de blogs, sino también de artículos de prensa digital, podcasts, videos de televisión, etc.

Queda por ver hacia donde evoluciona la blogosfera en los próximos años y si su papel en el periodismo ciudadano va a consolidarse o difuminarse en pro de otros intereses. De momento todo parece apuntar a una conciencia del poder de los blogs como herramientas sencillas, a la mano de cualquiera que quiera hacer uso de ellos y que permiten expresar una opinión pública así como dar a conocer información a la cual los medios, o bien no quieren, o bien no pueden tener acceso.

Podéis consultar el informe de Bitacoras.com aquí.

Si estáis interesados en profundizar más sobre periodismo ciudadano podéis consultar el artículo Periodismo 3.0: el periodismo ciudadano, de nuestro mismo blog.

Laura Ferrer

El Periodismo 3.0: el periodismo ciudadano

La aparición de blogs y otras herramientas de participación están cambiando los procesos de elaboración de la información.

La imprenta cambió la forma de transmitir la información. La radio y la televisión revolucionaron el mundo de la comunicación. Internet ha hecho posible el periodismo participativo, los periódicos en línea, los medios interactivos, el periodismo digital o el Periodismo 3.0.

El llamado Periodismo 3.0, conocido también como periodismo ciudadano, es aquel en el que los propios ciudadanos son quienes recogen, analizan y difunden la información de forma independiente, principalmente a través de diversos soportes digitales como blogs, foros, listas de correo, etcétera.

El concepto de Periodismo 3.0 fue acuñado por el periodista Dan Gillmor en el año 2001 tras el atentado que sufrió Estados Unidos el 11 de septiembre de aquel año. Guillmor, uno de los gurús en la materia y considerado por muchos el padre del Periodismo 3.0, también había definido con anterioridad el Periodismo 1.0 (el que traspasa los contenidos tradicionales de medios al ciberespacio y el Periodismo 2.0. Considera que este último es la creación de contenido en y para la Red, sumando sus características de hipertextualidad, interactividad y multimedia.

Precisamente Dan Gillmor se ha convertido en uno de los mayores representantes del Periodismo 3.0, apostando firmemente por los nuevos proyectos de periodismo participativo, por los blogs y por una nueva forma de hacer periodismo, más personal, más confiada en los criterios formados en la interacción, más enfocada a la conversación que al texto y más participativa.

El Periodismo 3.0 representa la socialización de la información periodística a través de una conversación virtual en la que los participantes intervienen en el propio mensaje. De ese modo, los ciudadanos irrumpen en el espacio público para informar directamente o para comentar la información.

Este nuevo orden comunicacional permite expandir las herramientas tecnológicas en función de democratizar la oferta informativa y, así, incentivar a los usuarios a desvelar, legitimar, negar o difundir cualquier hecho que constituya noticia.

El uso generalizado de los blogs en internet durante los últimos años, con los que los ciudadanos exponen su visión de diversos asuntos sociales, culturales, políticos, económicos, locales, deportivos, etc, ha propiciado la rápida difusión de esta nueva manera de entender el periodismo. Además, muchos medios de comunicación escrita y digital, fomentan la participación ciudadana a través de espacios alojados en sus páginas web para que den su visión de diversos acontecimientos.

En España, el primer proyecto de periodismo ciudadano surgió en el año 2005, en Asturias, El Comentario TV.

Otro ejemplo de periodismo ciudadano, creado en España por un grupo de jóvenes periodistas, es Periodismo Independiente, un medio de comunicación colaborativo y que se declara honestamente subjetivo. En este sitio web se puede encontrar información realizada por todo tipo de profesionales independientes.

En el periodismo ciudadano, el bloguero se convierte en un comentarista que aporta su visión de la realidad sin cortapisas, sin presiones y sin establecer un orden jerarquizado en la publicación de sus artículos. En la actualidad, los individuos viven interconectados a través de una red de información que genera contenido constante y en donde los reporteros, los editores y la audiencia se encuentran a un mismo nivel. Ahora, al mismo tiempo se es lector y escritor en un sistema interactivo en el que los ciudadanos aportan sus experiencias personales.

Antonio Caballero

La fotografía en las portadas digitales

No es lo mismo hablar de portada en el periódico en papel como en su versión digital. En la publicación digital el concepto de página es tan difícilmente extrapolable que ésta pierde gran parte de su significación.

Aunque la pantalla tiene unos límites bien definidos, que oscilan entre unos márgenes que van de 15 a 20 pulgadas, se puede extender hasta el infinito, se nos invita a movernos y recorrer los amplios márgenes de lo visionado cambiando y descubriendo nuevos textos e imágenes con sólo mover el ratón por encima de la barra de desplazamiento.

La diferencia más notable entre estos dos medios tiene que ver con el diseño.

La primera página es la carta de presentación del medio y da por entender su estilo y sus contenidos. El uso del color y del blanco y negro, los filetes, la tipografía, los espacios en blanco, los interlineados, etc., todos  son elementos tenidos en cuenta para buscar una imagen que responda al interés del lector.La fotografía casi nunca nos debería dejar indiferentes.

Portadas del 29 de mayo de 2006, en soporte digital y en papel                     

*Observemos como la fotografía se funde en la portada y se refleja en esa primera página “móvil” del diario digital.

Diarios en papel versus diarios digitales:

versus…

______________________________________________________________

versus…

_________________________________________________________________

versus…

Todas las portadas incorporan fotografías en color. La Vanguardia fue el periódico que más fotos incorporó en su portada. El tamaño de la imagen de la primera página y su ubicación varían de uno a otro diario.

Así, El País se decanta por una foto a dos columnas a la derecha de la página, y una más pequeña en la columna de la izquierda.

ABC opta por el tamaño más grande y su fotografía principal se sitúa ocupando el centro y la derecha de la superficie de la página, dejando la columna de la derecha para una pequeña foto.

La Vanguardia presenta una foto a dos columnas en vertical en el centro de la página, reservando para las columnas de la derecha y la izquierda las fotos más pequeñas. El conjunto es muy colorista.

El plano de la expresión, el tamaño de estas fotografías, así como su ubicación, nos hablan de la búsqueda de un estilo propio, más sobrio, o más llamativo, menos apelativo o más expresivo según el diario. Junto a la publicidad equilibra, de diferentes maneras en cada caso, el efecto total de los distintos elementos que componen la página.

Todas estas funciones, en general, se diluyen en la portada online. La fotografía disminuye su tamaño para acomodarse a una pantalla generalmente de dimensiones mucho más reducidas que la hoja del periódico, y a unas limitaciones de tiempo que no permiten jugar con la paciencia del lector que contempla cómo la fotografía demora el cargado de la página en su conjunto.

A pesar de la relevancia de los acontecimientos de este día, las ediciones digitales parecen ajenas a los dictados de la actualidad. Ninguno de los periódicos recoge en sus portadas imágenes de esas informaciones y las fotografías elegidas no  coinciden con la del tema elegido para abrir la portada en papel. Sólo El País.es, aporta un retrato de Penélope Cruz para ilustrar la noticia que en su edición convencional es destacada con una fotografía de conjunto a gran tamaño. aún así, el tamaño no es lo sufientemente grande para llamar la atención.

El resto son retratos de personajes que son o han sido noticia y se distribuyen horizontalmente debajo del menú principal. Otras fotografías pequeñas se dispersan por la superficie de la pantalla, teniendo un hueco preferente en la columna de la derecha. La presencia de imágenes en la edición digital parece mucho menos meditada y bastante más arbitraria.

En conclusión, la fotografía en las portadas digitales se desvirtúa, convirtiéndose en un adorno estético, un cromo coloreado que rompe la monotonía de la página, pero sin llegar a impactar al lector de manera que invite a la lectura. Y el uso que se hace de ellas pervierte las funciones de la fotografía, vaciando ésta de contenido y relegándola por su propia uniformidad a un mero papel de anodina acompañante del texto, paradójico para esta era de la imagen..

Denisa Badea

El valor de las exclusivas para los ciberperiodistas

La revista británica PRWeek, especializada en la temática de las Relaciones Públicas, realizaba hace unos días una encuesta a 855 periodistas de la cual destacan los datos extraídos acerca de la importancia de las exclusivas en el periodismo digital. Los resultados apuntan hacia el hecho de que las exclusivas preocupan más al periodismo en papel, mientras que el ciberperiodismo prefiere la precisión y la opinión de expertos.

Ésto no es más que otra prueba de que el periodismo digital parece estar despegándose del tradicional para formar un nuevo género con unas normas propias bajo que las que regirse. La encuesta llegaba a la siguiente conclusión:

  • El 42% de los periodistas tradicionales (periódicos en papel, televisión, radio, revistas, etc.) encuentra de extrema importancia el hecho de ser el primero en dar a conocer una noticia, mientras que sólo el 25% de los reporteros online son de la misma opinión.



Los valores por los que se mueve el periodismo digital parecen primar el contrastar adecuadamente los datos y encontrar información que complemente la noticia, aunque ésto signifique sacrificar algo de tiempo antes de publicar el contenido. Ésta actitud no sería posible si no fuera porque los lectores no se sitúan a favor del que antes publica una noticia, sino a favor del que más la trabaja.

Por otro lado, cabe decir que si bien los periodistas digitales no se preocupan tanto por la exclusiva o la primicia, sí que están interesados (y ésto viene aparejado con la búsqueda de la calidad) en revelar pequeñas porciones de la noticia, datos extraídos de forma inteligente y ágil o visiones innovadoras que complementan la totalidad de la noticia y aumentan el valor que los lectores perciben del medio en particular.

Con el ciberperiodismo se acentúa la importancia de contrastar noticias.

Es importante señalar, no obstante, que las cifras referentes al periodismo en papel no son las mismas que han sido en otros momentos de la historia. Aunque en la prensa tradicional el impacto es menor, la importancia de las exclusivas ha disminuido en todos los ámbitos del periodismo a favor de una información contrastada y basada en análisis y opiniones expertas. Quizás el cambio procede de las exigencias de los lectores y no de los nuevos valores de los periodistas, aunque nos encontramos ante la eterna pregunta del huevo y la gallina.

Sin embargo las diferencias entre periodismo tradicional y digital son cada día más notables y nos preguntamos si ésto es algo que podemos achacar al nacimiento de los Medios de Comunicación Sociales o Social Media, pues si éstas nuevas plataformas ponen al alcance de los usuarios las herramientas para la elaboración de contenidos, no es de extrañar que sus valores se coloquen en una posición privilegiada y sin precedentes.

Laura Ferrer

TED. Ideas que vale la pena difundir

Hace tiempo he encontrado en Internet un sitio web que recoge todos los elementos que atestan la calidad de una buena información, de un  discurso libre e innovador que fluye sólo bajo las leyes del buen sentido.

TED (Tecnología, Entretenimiento, Diseño) es una organizació dedicada a las “ideas que vale la pena difundir” (del inglés: Ideas worth spreading). TED es ampliamente conocida por su congreso anual (TED Conference) y sus charlas (TED Talks) que cubren un amplio espectro de temas que incluyen ciencias, arte y diseño, política, educación, cultura, negocios, asuntos globales, tecnología y desarrollo, y entretenimiento, todos estos, siempre presentados bajo el signo de la innovación. Como regla general estos eventos tiene una duración de un día y su entrada es gratuita. A mayo del 2011 se han realizado más de 1500 eventos alrededor del mundo.

Más de 900 charlas TED están disponibles en línea para consulta y descarga gratuita. Hasta marzo de 2011, las charlas han sido vistas más de 400 millones de veces y han sido traducidas a 80 idiomas.

Saliendo del espectro general de las charlas con “deseo para cambiar el mundo”, como estudiante de Comunicación especializo mis búsquedas en este sitio web, y me encuentro con un mensaje importante: ¡Recuperemos el Internet!. Es el título de una charla sostenida por Rebecca Mackinnon, periodista CNN por formación, actualmente co fondadora de Global voices Online y directora de Global Network Initiative, situada pues en la intersección del Internet con los derechos humanos y la politica exterior.

Rebecca MacKinnon: Let's take back the Internet!

Rebecca MacKinnon: ¡Recuperemos el Internet!

En su charla de TEDGlobal ella describe  la creciente lucha por la libertad y el control en el ciberespacio, y plantea la pregunta:

¿Cómo diseñamos la próxima fase de Internet con responsabilidad y libertad en su núcleo, en lugar de control?

Piensa que Internet se perfila hacia un momento similar al de la ”Carta Magna’, en el que los ciudadanos del mundo demandarán que sus gobiernos protejan la libertad de expresión y el acceso a Internet como un derecho.

Profundiza su discurso sobre la situación actual en la que empresas privadas (pone el ejemplo a Apple que  censura varias aplicaciones para servir a los intereses de los poderes gubernamentales de varios países como China o EE.UU) están aplicando normas de censura que son a menudo bastante arbitrarias y generalmente más estrechas que las normas constitucionales sobre libertad de expresión que tenemos en democracias, y llama esto: el nuevo tipo de soberanía privada en el ciberespacio. Mirando atrás y viendo al mundo antes de Internet, la soberanía sobre nuestras libertades físicas, o la falta de las mismas, estaba controlada casi en su totalidad por los Estados-nación.

Su entero discurso MacKinnon como periodista, conocedora y porta-voz de la comunicación, reclama las sociedades “democráticas” que no saben cómo encontrar el equilibrio entre seguridad y la aplicación de la ley por un lado y la protección de libertades civiles y la libertad de expresión por el otro en nuestras redes digitales. En es definitiva, es pensar en la evolución de un mundo en el que gobiernos y tecnología estén al servicio de la población mundial y no a la inversa.

Como el  lema mismo lo dice: Ideas que vale la pena difundir, porque sólo las propuestas innovadoras ponen en marcha el mecanismo de un mundo moderno, en el que todos somos protagonistas de la información y   que cada vez más se renueva tecnológicamente.

Denisa Badea

Nuevos retos y oportunidades para los periodistas y comunicadores

El reto para los periodistas como en todas las profesiones es mantenerse a la vanguardia de los nuevos métodos para mejorar su trabajo: subirse a la ola de las nuevas tecnologías de la comunicación y familiarizarse con ellas. Quizás para los nuevos periodistas no sea tan complejo adaptarse, considerando que forman parte de una generación expuesta a las nuevas tecnologías, pero sin duda puede serlo para quienes se resisten al cambio y se niegan la oportunidad de aprender sobre los nuevos métodos.

No importa lo mucho que cambie el mundo para la profesión del periodismo, muchas cosas no deben cambiar; como el corroborar la información que se publica, la investigación, la ética profesional, la formulación de preguntas difíciles y la búsqueda de la verdad. Pero hay otras que deben cambiar de manera inevitable; en particular, las herramientas del periodista contemporáneo.

John V. Pavlikm, en su libro “El periodismo y los nuevos medios de comunicación”, señala cinco puntos básicos que deben cambiar en la profesión del periodista:

  1. La recopilación y elaboración de informaciones.
  2. El almacenamiento, indexación y recuperación de la información, sobre todo de los contenidos multimedia.
  3. El procesado, la producción y la redacción.
  4. La distribución y la publicación.
  5. La presentación, la visualización y el acceso.

Todas estas características permiten una visión más amplia sobre los cambios que debe realizar el periodismo tradicional y los cambios que se pueden observar en el periodismo digital.

El periodismo digital ha creado su propio estilo, haciendo uso de las nuevas tecnologías de la comunicación que nos proporcionan los servicios en internet. Con la crisis a la que se enfrentan los periódicos impresos y las grandes agencias de noticias, se puede imaginar un futuro diferente para los medios, una plataforma más económica, con profesionales capacitados para adaptarse al cambio y nuevas formas de comunicarnos que convergen en una misma plataforma: internet y sus posibilidades multimedia.

Un claro ejemplo de oportunidad para el periodista o comunicador es la profesión que surgió hace apenas dos años y se conoce como ‘Community Manager’. Se trata de la persona responsable de comunicación de una empresa, encargada de crear, gestionar y dinamizar una comunidad de usuarios en internet. Cada vez son más las empresas que contratan a una persona para buscar las mejores vías de promoción de su producto además de buscar a través de las redes sociales las opiniónes y necesidades del consumidor. Si estáis interesados en conocer todos los aspectos relacionados con el ‘Community Manager’ sólo tenéis que hacer clic sobre el enlace.

Antonio Caballero Muñoz

Un modelo de contenidos digitales de pago

La asociación WAN-IFRA (World Association of Newspapers and News Publishers, ó Asociación Mundial de Periódicos y Editores) reunió hace unos días a sus socios para debatir sobre las primeras experiencias en el periodismo digital de pago.

No somos un supermercado, es decir, no estamos tratando de vender todo.”  Con estas palabras justificaba Dirk Nolde, jefe de redacción del periódico digital de pago Berliner Morgenpost, el cobrar por unos contenidos de gran calidad por los que el usuario siente que merece la pena pagar. “Hazte digital. Crea contenidos por los que realmente valga la pena pagar. Tienes que hacerles decir ‘Wow, eso fue realmente bueno'”.

Berliner Morgenpost, diario alemán digital y de pago.

The New York Times o el eslovaco SME son otros ejemplos de diarios que están experimentando con los contenidos digitales de pago. A este respecto, Matúš Kostolný, redactor jefe de SME, hablaba sobre la importancia de mantenerse abierto y flexible, de experimentar en este terreno sin miedo a equivocarse y a hacer constantes cambios.

Dirke Nolde, respecto a la reacción de la competencia, apuntó lo difícil que resultó el cobrar por sus contenidos al principio, pues todavía en la actualidad, de los cinco periódicos de su región, siguen siendo los únicos de pago. No obstante, dos años después, observamos que Berlinger Morgenpost sigue siendo de pago, de modo que el modelo ha resultado sostenible. Llama por lo tanto la atención que sus competidores no hayan tomado nota y se hayan decidido a cobrar por sus contenidos.

Comentarios similares encontrábamos de parte de The New York Times, a quienes les llamaba la atención que periódicos de gran reputación como Los Angeles Times o USA Today no se hubieran pasado todavía al periodismo digital de pago, pues cuatro de cada diez periódicos norteamericanos ya se han decidido a cobrar por sus contenidos.

Las aplicaciones para teléfonos y tablets pueden ser la respuesta del modelo económico que algunos diarios digitales han decidido establecer como alternativa al pago directo por los contenidos. Aunque queda la duda de hasta qué punto ésto es suficiente para financiar el funcionamiento de un diario digital. Del mismo modo esta cuestión es aplicable al respecto del modelo de pago directo por la suscripción, pues nos encontramos en ambos casos en fases de experimentación.

¿Son las "apps" una buena alternativa?

Las cifras demuestran como el modelo de pago está teniendo una respuesta positiva. El diario digital Estrella Digital aportaba los siguientes datos en relación con las conclusiones a las que llegó WAN-IFRA en este foro: “Eslovaquia es ya un país de pago. Los medios se han agrupado en un quiosco digital que por 2,90 euros al mes permite leer sus contenidos completos. Un modelo similar al de la televisión de pago que ha conseguido 40.000 euros de suscriptores en su primer mes de vida en un país de 5,5 millones de habitantes.” Consultad el artículo completo aquí.

Los diarios digitales están de acuerdo en que el modelo actual de contenidos gratuitos no es sostenible, pero con un sentimiento de incertidumbre acerca de qué modelo económico puede ser el más adecuado a la hora de gestionar los contenidos digitales todo apunta hacia un cambio lento y, como es de esperar en terreno desconocido, caracterizado por la constante experimentación.

Laura Ferrer 

El caso de France Soir: la muerte del periodismo impreso

El diario France Soir, en pie desde noviembre de 1944, ha anunciado que a partir de diciembre abandonará la edición impresa para centrarse completamente en la edición digital.

La razón no es difícil de adiviniar, el periódico francés, azotado por la crisis, ha ido viendo como en los últimos tiempos el número de ejemplares vendidos ha disminuído a un ritmo irrefrenable, y aunque el propietario, Alexandre Pugachev, ha declarado haber invertido hasta 70 millones de euros para solucionar la caída de las ventas, todo esfuerzo ha sido inútil.

France Soir nació como un periódico clandestino asociado a la Résistance durante la Segunda Guerra Mundial. Durante mucho tiempo fue uno de los diarios franceses más populares, pudiendo presumir de ser líderes en ventas. En 1970, con la muerte de Charles de Gaulle llegaron a registrar un total de 2,2 millones de ejemplares vendidos. Pero en 2009 las cifras reflejaban otra realidad: el diario registraba su pico más bajo con solamente 20.000 ejemplares vendidos.

Las inversiones de Pugachev para remontar las ventas dieron su fruto, pero en cierta medida y sin lograr acercarse a la cifra que tenía en mente (se lograron vender cerca de 75.000 ejemplares, no obstante el objetivo eran los 200.000). France Soir hubo de tomar una decisión y se llegó a la conclusión de que suprimir la edición impresa era la mejor opción.

Las consecuencias del abandono de la edición impresa las sufriran sobre todo los trabajadores del periódico, pues en diciembre, el 75% de la plantilla se verá en la calle. Pugachev tiene además en mente invertir unos 10 millones de euros más en France Soir para asegurar que los contenidos de la edición digital puedan igualar en calidad a la edición en papel.

Alexandre Pugachev, propietario de France Soir a sus 26 años.

Este no es el primer caso de un periódico que decide dedicarse íntegramente a la publicación de contenidos digitales, y todo apunta a que tampoco será el último, pues en Estados Unidos se han dado también varios casos. Cada vez son más los usuarios que prefieren acudir a Internet a la hora de informarse y esto es algo que sin duda revertirá (si bien ya lo está haciendo) en las ventas de periódicos impresos.

Las razones por las que se observa una tendencia hacia el uso de Internet en detrimento de la prensa tradicional no las podemos resumir a una, factores como la franja de edad o los gustos personales han de tomarse muy en cuenta a la hora de analizar la situación, pero todo parece apuntar que con las generaciones venideras la supremacía la ostentará el periodismo digital.

Es evidente que la consulta de información en Internet tiene ventajas que el periodismo impreso no puede alcanzar, por ejemplo el hecho de que en cuestión de segundos podemos pasar de una versión de los hechos a otra y formar una opinión propia y crítica, sin olvidar que la versión de un periodista es siempre el modo en la que él/ella interpreta la realidad. Pero ¿puede esta situación afectar seriamente al panorama periodístico?¿qué hay implícito en lo que parece ser tan solo un cambio de modelo? Sacar conclusiones sería precipitado: la transición de un modelo a otro es algo que está ocurriendo.

Laura Ferrer