El periodismo digital supera a la prensa de papel

Según los datos ofrecidos por el Estudio General de Medios (EGM) para el año 2011, el periodismo en Internet supera en penetración a la prensa de papel. El porcentaje de penetración de los medios en internet es de 42,5% frente al 37,4% de los diarios impresos. Las publicaciones en internet muestran un crecimiento sostenido en los últimos 15 años, con mucha fuerza en los perfiles más jóvenes (14 a 24 años de edad).

Entre los diarios impresos, Marca encabeza la lista de EMG con 2.960 millones de lectores diarios, mientras que el mismo medio en internet tiene 4.127 millones de lectores diarios.

La gráfica de lectores de prensa impresa sería la siguiente:

Haciendo una comparativa con la gráfica de lectores de prensa digital observamos que las ediciones digitales tienen mayor aceptación entre los lectores que la prensa impresa tradicional.

Los motivos de que sean cada vez más los lectores de prensa digital han sido tratados por muchos profesionales desde el boom de dicho medio.

Es evidente que la gratuidad es uno de los factores más importantes. Diarios como Marca ofrecen distintos servicios: el diario en formato papel de venta en kioskos, el diario en formato digital gratuito y el diario digital de pago. Este último ofrece información más detallada  y ampliada, e incluso artículos que no aparecen en el formato digital gratuito.

El negocio de pago pasa por la evolución de los sistemas de pago en iPad  y Android, donde Apple y Google han comenzado una batalla para convertirse en los principales distribuidores de medios digitales, tanto informativos como de vídeo o música.

El rediseño del modelo de negocio pasa por aumentar las fuentes de ingresos, conseguir más usuarios digitales de pago, aumentar el marketing directo frente a las promociones y comenzar a crecer en comercio digital e ingresos a través de redes sociales. Elementos de un nuevo negocio 360º que la mayoría de las compañías de medios comienzan a desarrollar en todo el mundo.

Anuncios

Periodismo digital y márketing viral

La semana pasada el diario digital inglés BBC publicaba un artículo titulado Fake forum comments are ‘eroding’ trust in the web (Los comentarios falsos en los foros están ‘erosionando’ la confianza en la web), como subtitulo encontrábamos: “La confianza en la información de la web está siendo dañada por el gran número de personas pagadas por las compañías para publicar comentarios online, dicen los investigadores.”

La práctica de inundar foros y comunidades online con comentarios falsos, es hoy en día una práctica muy común en China, aunque poco a poco se está extendiendo a otras regiones. Los usuarios, acostumbrados a encontrarse este tipo de información por parte de personas que han sido pagadas por las empresas, adoptan una postura de recelo y desconfianza que trasladan a toda la web. Asimismo, los investigadores dicen que el problema se da también en las redes sociales, y que, por ejemplo, muchas páginas de Facebook están plagadas por bots que se utilizan para establecer debates.


La información falsa en Internet por parte de empresas no es una novedad, a todos nos sonará algún caso de un video viral o una información que ha recorrido la web y que ha terminado por destaparse como una estrategia de márketing. El problema viene, ya no solamente cuando el usuario no es capaz de detectarlo, sino cuando el periodista no lleva a cabo su labor de verificación y se hace eco de estas informaciones, a veces sin saber que detrás hay una campaña publicitaria, otras veces sabiéndolo y participando de ella.

Aunque el debate sobre hasta qué punto es ético originar una campaña publicitaria mediante una identidad falsa es totalmente legítimo, los límites en el entorno digital parecen extenderse, precisamente por el factor anónimo de la web. Si por ejemplo poseyéramos una empresa de electrodomésticos y nos dirigiéramos a un foro o una comunidad de esta temática a comentar las ventajas de nuestra empresa, no estaríamos cometiendo ningún tipo de delito, del mismo modo tampoco sería ilegal promocionar cualquier otra empresa desde un nombre de usuario anónimo o no-identificable, aunque lo estuviéramos haciendo de un modo “subliminal”.

Y precisamente es este mismo factor anónimo el que dificulta al periodista la tarea de identificar estas estrategias, y no anónimo desde la concepción de “persona sin nombre”, pues muchas veces estas campañas se llevan a cabo tras un nombre e incluso una cara, pero pocos suelen ser los datos que permiten identificar al usuario. El problema no estaría tanto en quién es ese usuario, sino en los entornos en los que se propaga este tipo de publicidad.

El periodista amateur puede agravar este problema, pues acostumbrado a encontrar la información en la web y con menos recursos a la hora de contrastar y verificar, puede ser víctima de un engaño de este tipo y hacerse eco de él en su blog o en los foros en los que participa.

Lo que nos interesa poner de relieve no es la efectividad de este tipo de campañas basadas en el márketing viral, pues la publicidad no es nuestro objeto, lo que nos interesa es cómo el periodismo puede a veces contribuir a ello, sobre todo cuando no lleva a cabo correctamente su labor y da por verdadera determinada información que realmente no lo es. Y en particular, la web es más susceptible de viralizar sin saberlo este tipo de contenidos porque los usuarios cada vez se lanzan más a la creación y edición de contenidos.

Laura Ferrer

Los nuevos géneros periodísticos

Los géneros periodisticos han evolucionado con el periodismo digital. El hecho de que se puedan incorporar las posibilidades hipertextuales, multimedias e interactivas a los géneros clásicos ha hecho posible el surgimientro de lo que conocemos como ‘nuevos géneros periodísticos’.

Concha Edo define los géneros periodísticos como ‘modelos concretos de creación lingüística que permiten presentar de forma adecuada y comprensible la información, la interpretación y la opinión, en cualquiera de las distintas variedades de medios de comunicación de masas, tanto escritos como audiovisuales o, en estos momentos, digitales’.

Ramón Salaverría y Rafael Cores plantean una división de los géneros periodísticos en cuatro grupos: géneros informativos, géneros interpretativos, géneros dialógicos y géneros argumentativos.

En el primero de ellos, los de tipo informativo, encontraríamos la noticia, la infografía y los datos en bruto. La noticia es el género emblemático del periodismo y los cibermedios ofrecen un lugar preeminente al mismo. Se ha tomado del modelo de la prensa tradicional y se ha insertado en el medio digital con el valor añadido de la hipertextualidad, la multimedialidad y la interactividad.

La infografía digital ha pasado de ser una traslación de gráficos estáticos a ser un género específico que aprovecha las posibilidades de integración textual, icónica y sonora de la Web.

Entre los tipos de géneros interpretativos podemos citar el reportaje y la crónica.

Los géneros más importantes que surgen y se desarrollan junto al periodismo digital son los que están ligados a la interactividad. Ramón Salaverría los llama géneros dialógicos.

La importancia de estos géneros radica en la participación directa de los lectores a través de entrevistas digitales, en las que los lectores plantean las preguntas; sondeos y encuestas, donde los lectores votan; áreas de comentarios como foros o chats, donde se expresan opiniones sobre temas específicos.

Por último, citar los géneros argumentativos como el editorial, la columna, las cartas al director, las críticas y reseñas o las viñetas y las tiras cómicas.

Es imprescindible decir que muchos de estos géneros podrían formar parte de más de un grupo de los propuestos por Ramón Salaverría

Por último, os dejo un vídeo en el que se habla de los géneros periodísticos y la narrativa digital.


Periodismo digital social: blogosfera y redes sociales

El portal Bitacoras.com, que se define a sí mismo como “la red social para bloggers más importante del mundo hispano”, ha venido publicando en los últimos años (desde el año 2009) un informe sobre el estado de la blogosfera en la comunidad hispana. Las conclusiones del último informe sitúan el perfil medio del blogger hispano como un hombre de entre 25 y 34 años, localizado principalmente en España, México, Argentina y Chile, que publica normalmente los días laborables por la tarde y usualmente sobre temas de actualidad, Internet, música y curiosidades.

Usando como base el agregador de la propia página, Bitacoras.com establece un comparación de las temáticas más tratadas en los blogs en contraposición con las más valoradas. En el top 5 de las más repetidas se encuentran (en orden descendente) los temas personales, los temas sobre arte, historia y literatura, los que tratan sobre noticias y sobre la actualidad, la temática sobre cultura y sociedad y los blogs sobre periodismo y medios. En cambio, los cinco temas más valorados son las noticias y la actualidad, la televisión y vídeos, Internet, los temas políticos y las curiosidades. Resulta curioso que, siendo los temas personales los más repetidos, son los que se encuentran entre los menos valorados.

 Entre las entradas de blog más valoradas en el portal sobre blogs hispanos (Bitacoras.com se basa en un formato en el que los usuarios pueden votar las entradas de los diferentes blogs que se encuentran agregadas en esta web) en este año encontramos en primer lugar una entrada de un blog llamado Kurioso titulada “Votos nulos. Cosas que los indignados han utilizado como papeletas electorales“. Así pues, no debería resultarnos extraño que “15m” y “acampadasol” hayan sido los términos más buscados en Bitacoras.com.

De este modo, no sólo podemos establecer un perfil del blogger, sino también del lector, un usuario preocupado por lo que ocurre a su alrededor y ansioso de recibir información constantemente. Y ésto enlaza con una de las funciones que la blogosfera se ha ido asignando en los últimos años: el constituir un lugar para el periodismo ciudadano o participativo. El público ya no quiere ser informado y callar, ahora quiere participar también en los medios, y los blogs constituyen una interesante herramienta para ello. Encontramos así una disolución entre los lectores y los bloggers, pues no es casual que la gráfica anterior muestre tal elevado interés por la actualidad y las noticias, tanto para los primeros como para los segundos.


Otro de los aspectos de especial interés para el periodismo digital, son los datos que el informe presenta acerca de las redes sociales en relación con los blogs. Respecto a esto destacamos del informe:

“Para los bloggers suponen además una vía excelente para viralizar contenidos, ampliar sus comunidades y extender la conversación más allá de las propias fronteras de sus bitácoras.”

Y en efecto, si bien la redes sociales permiten hacer comentarios y expresar opiniones a título individual, guardan en realidad una estrecha relación con la blogosfera porque les permite reflejar sus intereses y opiniones compartiendo los enlaces con un simple click. El papel de las redes sociales dentro del periodismo, en muy resumidas cuentas, consistiría en la divulgación, y ya no sólo de entradas de blogs, sino también de artículos de prensa digital, podcasts, videos de televisión, etc.

Queda por ver hacia donde evoluciona la blogosfera en los próximos años y si su papel en el periodismo ciudadano va a consolidarse o difuminarse en pro de otros intereses. De momento todo parece apuntar a una conciencia del poder de los blogs como herramientas sencillas, a la mano de cualquiera que quiera hacer uso de ellos y que permiten expresar una opinión pública así como dar a conocer información a la cual los medios, o bien no quieren, o bien no pueden tener acceso.

Podéis consultar el informe de Bitacoras.com aquí.

Si estáis interesados en profundizar más sobre periodismo ciudadano podéis consultar el artículo Periodismo 3.0: el periodismo ciudadano, de nuestro mismo blog.

Laura Ferrer

La fotografía en las portadas digitales

No es lo mismo hablar de portada en el periódico en papel como en su versión digital. En la publicación digital el concepto de página es tan difícilmente extrapolable que ésta pierde gran parte de su significación.

Aunque la pantalla tiene unos límites bien definidos, que oscilan entre unos márgenes que van de 15 a 20 pulgadas, se puede extender hasta el infinito, se nos invita a movernos y recorrer los amplios márgenes de lo visionado cambiando y descubriendo nuevos textos e imágenes con sólo mover el ratón por encima de la barra de desplazamiento.

La diferencia más notable entre estos dos medios tiene que ver con el diseño.

La primera página es la carta de presentación del medio y da por entender su estilo y sus contenidos. El uso del color y del blanco y negro, los filetes, la tipografía, los espacios en blanco, los interlineados, etc., todos  son elementos tenidos en cuenta para buscar una imagen que responda al interés del lector.La fotografía casi nunca nos debería dejar indiferentes.

Portadas del 29 de mayo de 2006, en soporte digital y en papel                     

*Observemos como la fotografía se funde en la portada y se refleja en esa primera página “móvil” del diario digital.

Diarios en papel versus diarios digitales:

versus…

______________________________________________________________

versus…

_________________________________________________________________

versus…

Todas las portadas incorporan fotografías en color. La Vanguardia fue el periódico que más fotos incorporó en su portada. El tamaño de la imagen de la primera página y su ubicación varían de uno a otro diario.

Así, El País se decanta por una foto a dos columnas a la derecha de la página, y una más pequeña en la columna de la izquierda.

ABC opta por el tamaño más grande y su fotografía principal se sitúa ocupando el centro y la derecha de la superficie de la página, dejando la columna de la derecha para una pequeña foto.

La Vanguardia presenta una foto a dos columnas en vertical en el centro de la página, reservando para las columnas de la derecha y la izquierda las fotos más pequeñas. El conjunto es muy colorista.

El plano de la expresión, el tamaño de estas fotografías, así como su ubicación, nos hablan de la búsqueda de un estilo propio, más sobrio, o más llamativo, menos apelativo o más expresivo según el diario. Junto a la publicidad equilibra, de diferentes maneras en cada caso, el efecto total de los distintos elementos que componen la página.

Todas estas funciones, en general, se diluyen en la portada online. La fotografía disminuye su tamaño para acomodarse a una pantalla generalmente de dimensiones mucho más reducidas que la hoja del periódico, y a unas limitaciones de tiempo que no permiten jugar con la paciencia del lector que contempla cómo la fotografía demora el cargado de la página en su conjunto.

A pesar de la relevancia de los acontecimientos de este día, las ediciones digitales parecen ajenas a los dictados de la actualidad. Ninguno de los periódicos recoge en sus portadas imágenes de esas informaciones y las fotografías elegidas no  coinciden con la del tema elegido para abrir la portada en papel. Sólo El País.es, aporta un retrato de Penélope Cruz para ilustrar la noticia que en su edición convencional es destacada con una fotografía de conjunto a gran tamaño. aún así, el tamaño no es lo sufientemente grande para llamar la atención.

El resto son retratos de personajes que son o han sido noticia y se distribuyen horizontalmente debajo del menú principal. Otras fotografías pequeñas se dispersan por la superficie de la pantalla, teniendo un hueco preferente en la columna de la derecha. La presencia de imágenes en la edición digital parece mucho menos meditada y bastante más arbitraria.

En conclusión, la fotografía en las portadas digitales se desvirtúa, convirtiéndose en un adorno estético, un cromo coloreado que rompe la monotonía de la página, pero sin llegar a impactar al lector de manera que invite a la lectura. Y el uso que se hace de ellas pervierte las funciones de la fotografía, vaciando ésta de contenido y relegándola por su propia uniformidad a un mero papel de anodina acompañante del texto, paradójico para esta era de la imagen..

Denisa Badea