La fotografía en las portadas digitales

No es lo mismo hablar de portada en el periódico en papel como en su versión digital. En la publicación digital el concepto de página es tan difícilmente extrapolable que ésta pierde gran parte de su significación.

Aunque la pantalla tiene unos límites bien definidos, que oscilan entre unos márgenes que van de 15 a 20 pulgadas, se puede extender hasta el infinito, se nos invita a movernos y recorrer los amplios márgenes de lo visionado cambiando y descubriendo nuevos textos e imágenes con sólo mover el ratón por encima de la barra de desplazamiento.

La diferencia más notable entre estos dos medios tiene que ver con el diseño.

La primera página es la carta de presentación del medio y da por entender su estilo y sus contenidos. El uso del color y del blanco y negro, los filetes, la tipografía, los espacios en blanco, los interlineados, etc., todos  son elementos tenidos en cuenta para buscar una imagen que responda al interés del lector.La fotografía casi nunca nos debería dejar indiferentes.

Portadas del 29 de mayo de 2006, en soporte digital y en papel                     

*Observemos como la fotografía se funde en la portada y se refleja en esa primera página “móvil” del diario digital.

Diarios en papel versus diarios digitales:

versus…

______________________________________________________________

versus…

_________________________________________________________________

versus…

Todas las portadas incorporan fotografías en color. La Vanguardia fue el periódico que más fotos incorporó en su portada. El tamaño de la imagen de la primera página y su ubicación varían de uno a otro diario.

Así, El País se decanta por una foto a dos columnas a la derecha de la página, y una más pequeña en la columna de la izquierda.

ABC opta por el tamaño más grande y su fotografía principal se sitúa ocupando el centro y la derecha de la superficie de la página, dejando la columna de la derecha para una pequeña foto.

La Vanguardia presenta una foto a dos columnas en vertical en el centro de la página, reservando para las columnas de la derecha y la izquierda las fotos más pequeñas. El conjunto es muy colorista.

El plano de la expresión, el tamaño de estas fotografías, así como su ubicación, nos hablan de la búsqueda de un estilo propio, más sobrio, o más llamativo, menos apelativo o más expresivo según el diario. Junto a la publicidad equilibra, de diferentes maneras en cada caso, el efecto total de los distintos elementos que componen la página.

Todas estas funciones, en general, se diluyen en la portada online. La fotografía disminuye su tamaño para acomodarse a una pantalla generalmente de dimensiones mucho más reducidas que la hoja del periódico, y a unas limitaciones de tiempo que no permiten jugar con la paciencia del lector que contempla cómo la fotografía demora el cargado de la página en su conjunto.

A pesar de la relevancia de los acontecimientos de este día, las ediciones digitales parecen ajenas a los dictados de la actualidad. Ninguno de los periódicos recoge en sus portadas imágenes de esas informaciones y las fotografías elegidas no  coinciden con la del tema elegido para abrir la portada en papel. Sólo El País.es, aporta un retrato de Penélope Cruz para ilustrar la noticia que en su edición convencional es destacada con una fotografía de conjunto a gran tamaño. aún así, el tamaño no es lo sufientemente grande para llamar la atención.

El resto son retratos de personajes que son o han sido noticia y se distribuyen horizontalmente debajo del menú principal. Otras fotografías pequeñas se dispersan por la superficie de la pantalla, teniendo un hueco preferente en la columna de la derecha. La presencia de imágenes en la edición digital parece mucho menos meditada y bastante más arbitraria.

En conclusión, la fotografía en las portadas digitales se desvirtúa, convirtiéndose en un adorno estético, un cromo coloreado que rompe la monotonía de la página, pero sin llegar a impactar al lector de manera que invite a la lectura. Y el uso que se hace de ellas pervierte las funciones de la fotografía, vaciando ésta de contenido y relegándola por su propia uniformidad a un mero papel de anodina acompañante del texto, paradójico para esta era de la imagen..

Denisa Badea

Anuncios