El periodismo digital supera a la prensa de papel

Según los datos ofrecidos por el Estudio General de Medios (EGM) para el año 2011, el periodismo en Internet supera en penetración a la prensa de papel. El porcentaje de penetración de los medios en internet es de 42,5% frente al 37,4% de los diarios impresos. Las publicaciones en internet muestran un crecimiento sostenido en los últimos 15 años, con mucha fuerza en los perfiles más jóvenes (14 a 24 años de edad).

Entre los diarios impresos, Marca encabeza la lista de EMG con 2.960 millones de lectores diarios, mientras que el mismo medio en internet tiene 4.127 millones de lectores diarios.

La gráfica de lectores de prensa impresa sería la siguiente:

Haciendo una comparativa con la gráfica de lectores de prensa digital observamos que las ediciones digitales tienen mayor aceptación entre los lectores que la prensa impresa tradicional.

Los motivos de que sean cada vez más los lectores de prensa digital han sido tratados por muchos profesionales desde el boom de dicho medio.

Es evidente que la gratuidad es uno de los factores más importantes. Diarios como Marca ofrecen distintos servicios: el diario en formato papel de venta en kioskos, el diario en formato digital gratuito y el diario digital de pago. Este último ofrece información más detallada  y ampliada, e incluso artículos que no aparecen en el formato digital gratuito.

El negocio de pago pasa por la evolución de los sistemas de pago en iPad  y Android, donde Apple y Google han comenzado una batalla para convertirse en los principales distribuidores de medios digitales, tanto informativos como de vídeo o música.

El rediseño del modelo de negocio pasa por aumentar las fuentes de ingresos, conseguir más usuarios digitales de pago, aumentar el marketing directo frente a las promociones y comenzar a crecer en comercio digital e ingresos a través de redes sociales. Elementos de un nuevo negocio 360º que la mayoría de las compañías de medios comienzan a desarrollar en todo el mundo.

Periodismo digital y márketing viral

La semana pasada el diario digital inglés BBC publicaba un artículo titulado Fake forum comments are ‘eroding’ trust in the web (Los comentarios falsos en los foros están ‘erosionando’ la confianza en la web), como subtitulo encontrábamos: “La confianza en la información de la web está siendo dañada por el gran número de personas pagadas por las compañías para publicar comentarios online, dicen los investigadores.”

La práctica de inundar foros y comunidades online con comentarios falsos, es hoy en día una práctica muy común en China, aunque poco a poco se está extendiendo a otras regiones. Los usuarios, acostumbrados a encontrarse este tipo de información por parte de personas que han sido pagadas por las empresas, adoptan una postura de recelo y desconfianza que trasladan a toda la web. Asimismo, los investigadores dicen que el problema se da también en las redes sociales, y que, por ejemplo, muchas páginas de Facebook están plagadas por bots que se utilizan para establecer debates.


La información falsa en Internet por parte de empresas no es una novedad, a todos nos sonará algún caso de un video viral o una información que ha recorrido la web y que ha terminado por destaparse como una estrategia de márketing. El problema viene, ya no solamente cuando el usuario no es capaz de detectarlo, sino cuando el periodista no lleva a cabo su labor de verificación y se hace eco de estas informaciones, a veces sin saber que detrás hay una campaña publicitaria, otras veces sabiéndolo y participando de ella.

Aunque el debate sobre hasta qué punto es ético originar una campaña publicitaria mediante una identidad falsa es totalmente legítimo, los límites en el entorno digital parecen extenderse, precisamente por el factor anónimo de la web. Si por ejemplo poseyéramos una empresa de electrodomésticos y nos dirigiéramos a un foro o una comunidad de esta temática a comentar las ventajas de nuestra empresa, no estaríamos cometiendo ningún tipo de delito, del mismo modo tampoco sería ilegal promocionar cualquier otra empresa desde un nombre de usuario anónimo o no-identificable, aunque lo estuviéramos haciendo de un modo “subliminal”.

Y precisamente es este mismo factor anónimo el que dificulta al periodista la tarea de identificar estas estrategias, y no anónimo desde la concepción de “persona sin nombre”, pues muchas veces estas campañas se llevan a cabo tras un nombre e incluso una cara, pero pocos suelen ser los datos que permiten identificar al usuario. El problema no estaría tanto en quién es ese usuario, sino en los entornos en los que se propaga este tipo de publicidad.

El periodista amateur puede agravar este problema, pues acostumbrado a encontrar la información en la web y con menos recursos a la hora de contrastar y verificar, puede ser víctima de un engaño de este tipo y hacerse eco de él en su blog o en los foros en los que participa.

Lo que nos interesa poner de relieve no es la efectividad de este tipo de campañas basadas en el márketing viral, pues la publicidad no es nuestro objeto, lo que nos interesa es cómo el periodismo puede a veces contribuir a ello, sobre todo cuando no lleva a cabo correctamente su labor y da por verdadera determinada información que realmente no lo es. Y en particular, la web es más susceptible de viralizar sin saberlo este tipo de contenidos porque los usuarios cada vez se lanzan más a la creación y edición de contenidos.

Laura Ferrer

El poder periodístico de los buscadores de Internet

En este blog nos hemos referido en numerosas ocasiones al poder periodístico que algunas plataformas han cobrado en Internet, como por ejemplo los blogs o las redes sociales. Hoy rendimos homenaje a los buscadores de Internet, ya no como lugar donde se desarrolla el periodismo digital, sino como lugar desde el cual parte una gran mayoría de información, todavía más considerando que estamos en un momento en el que el periodismo ciudadano está conociendo su auge.

Por citar algunos ejemplos de buscadores, e ir algo más allá de Google, encontramos algunas alternativas como DuckDuckGo, Yahoo! (que no es solamente un buscador, pero incorpora uno en su interfaz), Bing o Yippy. No todas estas herramientas funcionan de la misma manera, cada una se guía bajo distintos parámetros e incluso está especializada en distintos temas, y es por ello que pueden llegar a ser de especial interés para quien las usa con fines periodísticos.


Dentro de Google encontramos, además, diversas aplicaciones que nos pueden ser de utilidad si estamos usando el buscador con un fin concreto. Es el ejemplo de Google Académico, cuyos resultados suelen ser artículos o escritos profesionales para búsquedas más enfocadas a ámbitos de estudio, o Google Blogs, que nos puede resultar de especial interés si estamos trabajando en nuestro blog y queremos encontrar otras bitácoras a las que enlazar para complementar la información.

Pero quizás un ejemplo que muestra a la perfección cómo el periodismo digital no es el que se ha adaptado al panorama, sino que ha adaptado las herramientas a su alcance en su propio beneficio, es el ejemplo de Google Maps. Muchos han sido los periodistas (y no periodistas) que han utilizado esta plataforma para elaborar mapas informativos. Así, uno de los ejemplos más antiguos (con fecha de inicio en mayo de 2005) es el de chicagocrime.org (ahora conocido como chicago.everyblock.com), creado por un periodista, Adrian Holovaty, que, en asociación con el Departamento de policía de Chicago, elaboró a partir de los mapas de Google una herramienta que, al introducir una dirección en Chicago, mostraba los índices de criminalidad.


A partir de esta iniciativa miles de usuarios comprendieron el potencial de Google Maps y comenzaron a elaborar sus propios mapas informativos. El blog Google Maps Mania es muestra de ello, aunque es cierto que no todos los casos pueden considerarse periodísticos (algunos buscan simplemente la diversión). Navegando por el blog encontramos algunos ejemplos interesantes, como el de Coal Seam Gas Rush, elaborado por Abc News, y que muestra los lugares donde se llevan a cabo actividades del carbón en Australia. O el caso de Freedom of Press, un mapamundi que con una escala de colores del verde al rojo muestra la situación de la libertad periodística mundial (encontrándose por ejemplo España, Francia o Polonia entre los países con mayor libertad de prensa).

Todos estos ejemplos son muestra del potencial del periodismo digital y de los campos que todavía quedan por explorar. Nos hemos querido centrar en los buscadores, no como lugar en el que, sobre todo el periodista amateur, busca información para complementar la que ya posee, sino también como plataforma periodística de por sí.  Como es el caso de Google Maps, habrá muchas más herramientas que el periodista digital todavía no haya descubierto, lo que queda claro es que al ciberperiodismo le aguarda un futuro cada vez más interactivo.

Laura Ferrer

Los nuevos géneros periodísticos

Los géneros periodisticos han evolucionado con el periodismo digital. El hecho de que se puedan incorporar las posibilidades hipertextuales, multimedias e interactivas a los géneros clásicos ha hecho posible el surgimientro de lo que conocemos como ‘nuevos géneros periodísticos’.

Concha Edo define los géneros periodísticos como ‘modelos concretos de creación lingüística que permiten presentar de forma adecuada y comprensible la información, la interpretación y la opinión, en cualquiera de las distintas variedades de medios de comunicación de masas, tanto escritos como audiovisuales o, en estos momentos, digitales’.

Ramón Salaverría y Rafael Cores plantean una división de los géneros periodísticos en cuatro grupos: géneros informativos, géneros interpretativos, géneros dialógicos y géneros argumentativos.

En el primero de ellos, los de tipo informativo, encontraríamos la noticia, la infografía y los datos en bruto. La noticia es el género emblemático del periodismo y los cibermedios ofrecen un lugar preeminente al mismo. Se ha tomado del modelo de la prensa tradicional y se ha insertado en el medio digital con el valor añadido de la hipertextualidad, la multimedialidad y la interactividad.

La infografía digital ha pasado de ser una traslación de gráficos estáticos a ser un género específico que aprovecha las posibilidades de integración textual, icónica y sonora de la Web.

Entre los tipos de géneros interpretativos podemos citar el reportaje y la crónica.

Los géneros más importantes que surgen y se desarrollan junto al periodismo digital son los que están ligados a la interactividad. Ramón Salaverría los llama géneros dialógicos.

La importancia de estos géneros radica en la participación directa de los lectores a través de entrevistas digitales, en las que los lectores plantean las preguntas; sondeos y encuestas, donde los lectores votan; áreas de comentarios como foros o chats, donde se expresan opiniones sobre temas específicos.

Por último, citar los géneros argumentativos como el editorial, la columna, las cartas al director, las críticas y reseñas o las viñetas y las tiras cómicas.

Es imprescindible decir que muchos de estos géneros podrían formar parte de más de un grupo de los propuestos por Ramón Salaverría

Por último, os dejo un vídeo en el que se habla de los géneros periodísticos y la narrativa digital.


Periodismo digital social: blogosfera y redes sociales

El portal Bitacoras.com, que se define a sí mismo como “la red social para bloggers más importante del mundo hispano”, ha venido publicando en los últimos años (desde el año 2009) un informe sobre el estado de la blogosfera en la comunidad hispana. Las conclusiones del último informe sitúan el perfil medio del blogger hispano como un hombre de entre 25 y 34 años, localizado principalmente en España, México, Argentina y Chile, que publica normalmente los días laborables por la tarde y usualmente sobre temas de actualidad, Internet, música y curiosidades.

Usando como base el agregador de la propia página, Bitacoras.com establece un comparación de las temáticas más tratadas en los blogs en contraposición con las más valoradas. En el top 5 de las más repetidas se encuentran (en orden descendente) los temas personales, los temas sobre arte, historia y literatura, los que tratan sobre noticias y sobre la actualidad, la temática sobre cultura y sociedad y los blogs sobre periodismo y medios. En cambio, los cinco temas más valorados son las noticias y la actualidad, la televisión y vídeos, Internet, los temas políticos y las curiosidades. Resulta curioso que, siendo los temas personales los más repetidos, son los que se encuentran entre los menos valorados.

 Entre las entradas de blog más valoradas en el portal sobre blogs hispanos (Bitacoras.com se basa en un formato en el que los usuarios pueden votar las entradas de los diferentes blogs que se encuentran agregadas en esta web) en este año encontramos en primer lugar una entrada de un blog llamado Kurioso titulada “Votos nulos. Cosas que los indignados han utilizado como papeletas electorales“. Así pues, no debería resultarnos extraño que “15m” y “acampadasol” hayan sido los términos más buscados en Bitacoras.com.

De este modo, no sólo podemos establecer un perfil del blogger, sino también del lector, un usuario preocupado por lo que ocurre a su alrededor y ansioso de recibir información constantemente. Y ésto enlaza con una de las funciones que la blogosfera se ha ido asignando en los últimos años: el constituir un lugar para el periodismo ciudadano o participativo. El público ya no quiere ser informado y callar, ahora quiere participar también en los medios, y los blogs constituyen una interesante herramienta para ello. Encontramos así una disolución entre los lectores y los bloggers, pues no es casual que la gráfica anterior muestre tal elevado interés por la actualidad y las noticias, tanto para los primeros como para los segundos.


Otro de los aspectos de especial interés para el periodismo digital, son los datos que el informe presenta acerca de las redes sociales en relación con los blogs. Respecto a esto destacamos del informe:

“Para los bloggers suponen además una vía excelente para viralizar contenidos, ampliar sus comunidades y extender la conversación más allá de las propias fronteras de sus bitácoras.”

Y en efecto, si bien la redes sociales permiten hacer comentarios y expresar opiniones a título individual, guardan en realidad una estrecha relación con la blogosfera porque les permite reflejar sus intereses y opiniones compartiendo los enlaces con un simple click. El papel de las redes sociales dentro del periodismo, en muy resumidas cuentas, consistiría en la divulgación, y ya no sólo de entradas de blogs, sino también de artículos de prensa digital, podcasts, videos de televisión, etc.

Queda por ver hacia donde evoluciona la blogosfera en los próximos años y si su papel en el periodismo ciudadano va a consolidarse o difuminarse en pro de otros intereses. De momento todo parece apuntar a una conciencia del poder de los blogs como herramientas sencillas, a la mano de cualquiera que quiera hacer uso de ellos y que permiten expresar una opinión pública así como dar a conocer información a la cual los medios, o bien no quieren, o bien no pueden tener acceso.

Podéis consultar el informe de Bitacoras.com aquí.

Si estáis interesados en profundizar más sobre periodismo ciudadano podéis consultar el artículo Periodismo 3.0: el periodismo ciudadano, de nuestro mismo blog.

Laura Ferrer

El Periodismo 3.0: el periodismo ciudadano

La aparición de blogs y otras herramientas de participación están cambiando los procesos de elaboración de la información.

La imprenta cambió la forma de transmitir la información. La radio y la televisión revolucionaron el mundo de la comunicación. Internet ha hecho posible el periodismo participativo, los periódicos en línea, los medios interactivos, el periodismo digital o el Periodismo 3.0.

El llamado Periodismo 3.0, conocido también como periodismo ciudadano, es aquel en el que los propios ciudadanos son quienes recogen, analizan y difunden la información de forma independiente, principalmente a través de diversos soportes digitales como blogs, foros, listas de correo, etcétera.

El concepto de Periodismo 3.0 fue acuñado por el periodista Dan Gillmor en el año 2001 tras el atentado que sufrió Estados Unidos el 11 de septiembre de aquel año. Guillmor, uno de los gurús en la materia y considerado por muchos el padre del Periodismo 3.0, también había definido con anterioridad el Periodismo 1.0 (el que traspasa los contenidos tradicionales de medios al ciberespacio y el Periodismo 2.0. Considera que este último es la creación de contenido en y para la Red, sumando sus características de hipertextualidad, interactividad y multimedia.

Precisamente Dan Gillmor se ha convertido en uno de los mayores representantes del Periodismo 3.0, apostando firmemente por los nuevos proyectos de periodismo participativo, por los blogs y por una nueva forma de hacer periodismo, más personal, más confiada en los criterios formados en la interacción, más enfocada a la conversación que al texto y más participativa.

El Periodismo 3.0 representa la socialización de la información periodística a través de una conversación virtual en la que los participantes intervienen en el propio mensaje. De ese modo, los ciudadanos irrumpen en el espacio público para informar directamente o para comentar la información.

Este nuevo orden comunicacional permite expandir las herramientas tecnológicas en función de democratizar la oferta informativa y, así, incentivar a los usuarios a desvelar, legitimar, negar o difundir cualquier hecho que constituya noticia.

El uso generalizado de los blogs en internet durante los últimos años, con los que los ciudadanos exponen su visión de diversos asuntos sociales, culturales, políticos, económicos, locales, deportivos, etc, ha propiciado la rápida difusión de esta nueva manera de entender el periodismo. Además, muchos medios de comunicación escrita y digital, fomentan la participación ciudadana a través de espacios alojados en sus páginas web para que den su visión de diversos acontecimientos.

En España, el primer proyecto de periodismo ciudadano surgió en el año 2005, en Asturias, El Comentario TV.

Otro ejemplo de periodismo ciudadano, creado en España por un grupo de jóvenes periodistas, es Periodismo Independiente, un medio de comunicación colaborativo y que se declara honestamente subjetivo. En este sitio web se puede encontrar información realizada por todo tipo de profesionales independientes.

En el periodismo ciudadano, el bloguero se convierte en un comentarista que aporta su visión de la realidad sin cortapisas, sin presiones y sin establecer un orden jerarquizado en la publicación de sus artículos. En la actualidad, los individuos viven interconectados a través de una red de información que genera contenido constante y en donde los reporteros, los editores y la audiencia se encuentran a un mismo nivel. Ahora, al mismo tiempo se es lector y escritor en un sistema interactivo en el que los ciudadanos aportan sus experiencias personales.

Antonio Caballero

El valor de las exclusivas para los ciberperiodistas

La revista británica PRWeek, especializada en la temática de las Relaciones Públicas, realizaba hace unos días una encuesta a 855 periodistas de la cual destacan los datos extraídos acerca de la importancia de las exclusivas en el periodismo digital. Los resultados apuntan hacia el hecho de que las exclusivas preocupan más al periodismo en papel, mientras que el ciberperiodismo prefiere la precisión y la opinión de expertos.

Ésto no es más que otra prueba de que el periodismo digital parece estar despegándose del tradicional para formar un nuevo género con unas normas propias bajo que las que regirse. La encuesta llegaba a la siguiente conclusión:

  • El 42% de los periodistas tradicionales (periódicos en papel, televisión, radio, revistas, etc.) encuentra de extrema importancia el hecho de ser el primero en dar a conocer una noticia, mientras que sólo el 25% de los reporteros online son de la misma opinión.



Los valores por los que se mueve el periodismo digital parecen primar el contrastar adecuadamente los datos y encontrar información que complemente la noticia, aunque ésto signifique sacrificar algo de tiempo antes de publicar el contenido. Ésta actitud no sería posible si no fuera porque los lectores no se sitúan a favor del que antes publica una noticia, sino a favor del que más la trabaja.

Por otro lado, cabe decir que si bien los periodistas digitales no se preocupan tanto por la exclusiva o la primicia, sí que están interesados (y ésto viene aparejado con la búsqueda de la calidad) en revelar pequeñas porciones de la noticia, datos extraídos de forma inteligente y ágil o visiones innovadoras que complementan la totalidad de la noticia y aumentan el valor que los lectores perciben del medio en particular.

Con el ciberperiodismo se acentúa la importancia de contrastar noticias.

Es importante señalar, no obstante, que las cifras referentes al periodismo en papel no son las mismas que han sido en otros momentos de la historia. Aunque en la prensa tradicional el impacto es menor, la importancia de las exclusivas ha disminuido en todos los ámbitos del periodismo a favor de una información contrastada y basada en análisis y opiniones expertas. Quizás el cambio procede de las exigencias de los lectores y no de los nuevos valores de los periodistas, aunque nos encontramos ante la eterna pregunta del huevo y la gallina.

Sin embargo las diferencias entre periodismo tradicional y digital son cada día más notables y nos preguntamos si ésto es algo que podemos achacar al nacimiento de los Medios de Comunicación Sociales o Social Media, pues si éstas nuevas plataformas ponen al alcance de los usuarios las herramientas para la elaboración de contenidos, no es de extrañar que sus valores se coloquen en una posición privilegiada y sin precedentes.

Laura Ferrer

Los nuevos soportes digitales: verdugos de la prensa escrita

En octubre de 2011 se dieron a conocer los resultados de una encuesta realizada por Pew Research Centro de Proyecto para la Excelencia en Periodismo y The Economist Group. El objeto de dicha encuesta era evaluar el uso de Tablets y el consumo de prensa digital a través de las mismas.

Aproximadamente uno de cada diez adultos tiene una Tablet PC y más de la mitad las utiliza para ver las noticias cada día. El consumo de noticias es una de las actividades más populares, casi tan popular como el envío y recepción de correo electrónico, e incluso más popular que el uso de las redes sociales o la lectura de libros.

Además, un tercio de estos usuarios reconoce que están recurriendo a nuevas fuentes de noticias que nunca antes habían utilizado. Prefieren sus nuevos dispositivos a los tradicionales tanto para obtener titulares de noticias como para leer artículos completos.

Sólo el 14% de los nuevos usuarios de tabletas han pagado directamente para acceder a las noticias en sus tabletas. Otro 23% tienen acceso digital de algún tipo a través de un periódico impreso o suscripción a la revista. De los que no han pagado directamente, sólo el 21% estaría dispuesto a gastar 5 euros al mes si ese fuera el único modo de acceder a su fuente favorita de noticias en la tableta. Y de aquellos que tienen aplicaciones de noticias, el 83% dice que la gratuidad o el bajo coste es un factor importante en su decisión sobre lo que descargan.

Una de las plataformas surgidas en los últimos años es Orbyt, la primera plataforma con contenidos libres y de pago de información. Está preparada para acceder desde distintos dispositivos, como el iPad, el iPhone, la BlackBerry o a través de dispositivos Android (teléfonos y tablets)

Orbyt ofrece servicios de prensa regional, prensa nacional, prensa deportiva, revistas, libros y material audiovisual. Entre los medios más destacados se encuentran El Mundo, El Periódico de Cataluña, Expansión, La Razón, Marca, Sport y revistas como Telva o Elle; y el coste del mismo es de unos 15 euros mensuales.

El éxito o fracaso de este tipo de plataformas depende única y exclusivamente de los lectores y usuarios. Es evidente que el hecho de poder acceder a noticias a través de buscadores de manera gratuita es un factor que puede jugar en contra de estas nuevas plataformas, pero el tiempo y el valor añadido que puedan ofrecer serán determinantes para la proliferación de los servicios de prensa digital de pago.

 

Antonio Caballero

Un modelo de contenidos digitales de pago

La asociación WAN-IFRA (World Association of Newspapers and News Publishers, ó Asociación Mundial de Periódicos y Editores) reunió hace unos días a sus socios para debatir sobre las primeras experiencias en el periodismo digital de pago.

No somos un supermercado, es decir, no estamos tratando de vender todo.”  Con estas palabras justificaba Dirk Nolde, jefe de redacción del periódico digital de pago Berliner Morgenpost, el cobrar por unos contenidos de gran calidad por los que el usuario siente que merece la pena pagar. “Hazte digital. Crea contenidos por los que realmente valga la pena pagar. Tienes que hacerles decir ‘Wow, eso fue realmente bueno'”.

Berliner Morgenpost, diario alemán digital y de pago.

The New York Times o el eslovaco SME son otros ejemplos de diarios que están experimentando con los contenidos digitales de pago. A este respecto, Matúš Kostolný, redactor jefe de SME, hablaba sobre la importancia de mantenerse abierto y flexible, de experimentar en este terreno sin miedo a equivocarse y a hacer constantes cambios.

Dirke Nolde, respecto a la reacción de la competencia, apuntó lo difícil que resultó el cobrar por sus contenidos al principio, pues todavía en la actualidad, de los cinco periódicos de su región, siguen siendo los únicos de pago. No obstante, dos años después, observamos que Berlinger Morgenpost sigue siendo de pago, de modo que el modelo ha resultado sostenible. Llama por lo tanto la atención que sus competidores no hayan tomado nota y se hayan decidido a cobrar por sus contenidos.

Comentarios similares encontrábamos de parte de The New York Times, a quienes les llamaba la atención que periódicos de gran reputación como Los Angeles Times o USA Today no se hubieran pasado todavía al periodismo digital de pago, pues cuatro de cada diez periódicos norteamericanos ya se han decidido a cobrar por sus contenidos.

Las aplicaciones para teléfonos y tablets pueden ser la respuesta del modelo económico que algunos diarios digitales han decidido establecer como alternativa al pago directo por los contenidos. Aunque queda la duda de hasta qué punto ésto es suficiente para financiar el funcionamiento de un diario digital. Del mismo modo esta cuestión es aplicable al respecto del modelo de pago directo por la suscripción, pues nos encontramos en ambos casos en fases de experimentación.

¿Son las "apps" una buena alternativa?

Las cifras demuestran como el modelo de pago está teniendo una respuesta positiva. El diario digital Estrella Digital aportaba los siguientes datos en relación con las conclusiones a las que llegó WAN-IFRA en este foro: “Eslovaquia es ya un país de pago. Los medios se han agrupado en un quiosco digital que por 2,90 euros al mes permite leer sus contenidos completos. Un modelo similar al de la televisión de pago que ha conseguido 40.000 euros de suscriptores en su primer mes de vida en un país de 5,5 millones de habitantes.” Consultad el artículo completo aquí.

Los diarios digitales están de acuerdo en que el modelo actual de contenidos gratuitos no es sostenible, pero con un sentimiento de incertidumbre acerca de qué modelo económico puede ser el más adecuado a la hora de gestionar los contenidos digitales todo apunta hacia un cambio lento y, como es de esperar en terreno desconocido, caracterizado por la constante experimentación.

Laura Ferrer 

La crisis de la prensa

Hoy mismo aparecía un artículo en el periódico ADN en el que se habla del futuro de la prensa. En dicho artículo Pablo San José, Director General Comercial de Grupo Zeta, declaraba que los diarios están sufriendo una gran crisis debido a dos motivos principales: las dificultades económicas y la transformación del modelo de negocio.

José Luis Puigdengolas, Director General Comercial de Vocento, también señala que “El contexto de caídas generalizadas tanto en los ingresos publicitarios como en la difusión en el caso de la prensa hacen que los medios tengamos que adaptarnos a un nuevo y complejísimo entorno y unas nuevas necesidades de los lectores”

Y, por otro lado, Rosalía Lloret, responsable de Desarrollo Digital de Prisa Noticias, añade que“la crisis más grave es la crisis de modelo, ya que por más larga que se nos     haga la económica, la segunda es estructural. Cada vez más lectores acuden al mundo digital y allí se acabó el oligopolio de la información por parte de los periodistas, nos encontramos con una multiplicidad de jugadores”.

Con estas declaraciones se hace más que evidente que el sistema o modelo de negocio utilizado hasta el momento ya está obsoleto, pues la aparición y el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información hace necesario reestructurar las empresas.

Como hemos comentado en entradas anteriores, el hecho de que el acceso a la información a través de la red sea gratuito e instantáneo, además de selectivo, le resta bastantes ingresos a todas y cada una de las empresas que todavía no se han adaptado o no han buscado herramientas que les permita desarrollarse de manera más eficiente. Ya hay diarios que han optado por desarrollar su labor sólo en formato digital, como es el caso de France Soir del que ya se habló anteriormente.

Por lo tanto, el futuro está en el consumidor online. Las empresas deben adaptarse al nuevo entorno y para ello deberán apostar por crear contenidos e información fiable de calidad, además de asumir que el consumidor actual no es pasivo y necesita implicarse en los procesos comunicativos a través de las herramientas que permiten exponer ideas y opiniones (redes sociales, plataformas móviles…).

Como apunta Pablo San José en el artículo de ADN, el derecho a la información “no está sujeto al tipo de soporte. Hasta ahora la prensa diaria ocupaba un lugar preeminente. Pero a medida que se van imponiendo otros soportes, el derecho a la información se extenderá por cada uno de ellos”.

Es más que evidente que el modelo de negocio está en un proceso de evolución constante y que el futuro de los medios de comunicación está en Internet.

Os dejo un vídeo titulado ‘La Revolución de los Medios de Comunicación en Internet‘.

 

Antonio Caballero Muñoz